Tras la dura caída en el promontorio rocoso, intentamos bajar a través del árbol. No tendremos éxito, pero a cambio tendremos una rama para nuestro inventario; también recogeremos la piedra. Con ésta trataremos de abrirnos camino hacia la entrada, pero antes deberemos afilarla un poco raspándola contra el suelo. Al hacerlo notaremos que saltarán algunas chispas. Con la piedra ya afilada, podremos usarla y curiosear qué hay dentro de la montaña.

Dentro de la cueva, encontraremos plantas secas y una viscosidad púrpura en el suelo. Pero está muy oscuro para poder ver qué hay más allá. Entonces observamos las plantas secas y, aprovechando las habilidades de nuestra piedra para hacer chispas, la usamos con las plantas: obtendremos una fogata. Entonces querremos hacer una tea con la rama, pero esta está húmeda. Así que tomaremos un poco de la materia viscosa y, aprovechando su propiedad inflamable, la usamos con la rama y acercaremos ésta a la fogata.

Ya podremos entonces internarnos hacia la derecha, donde encontraremos una puerta metálica, con un sensor a su derecha. Si lo probamos con la tea, notaremos que éste es sensible a la luz, así que tal vez reaccione si ésta es muy brillante: será la oportunidad para que usemos nuestra cámara con el sensor. La puerta se abrirá y descubriremos un laboratorio secreto. Luego de investigar el lugar, tomaremos el solvente y el mechero Bunsen del estante. También recogeremos el recipiente con ácido que está sobre la mesa y las pinzas que hay debajo de ella.

El área tras la puerta de la derecha es más interesante. Encontraremos una extraña máquina e intentamos activarla, pero no podremos de momento. Aunque tomaremos el cable que se encuentra en el suelo. El mechero Bunsen no tiene combustible, pero recordamos las propiedad inflamable de la sustancia viscosa, así que iremos a por ella y con la viscosidad rellenaremos el mechero. De vuelta en el laboratorio, notamos un cable suelto; ¿tendrá que ver con la extraña máquina? También observamos una placa metálica, de la cual nos preguntamos qué ocultará detrás, pero está demasiado empotrada a la pared como para abrirla. El ácido, entonces, podrá servirnos de ayuda, así que encenderemos el mechero Bunsen con la tea y utilizaremos el recipiente con ácido con las pinzas, para que así podamos hervirlo sobre el mechero y, con cuidado, vertirlo sobre la placa. Del agujero resultante encontraremos otro cable suelto. Intentaremos conectar los dos extremos con nuestro trozo de cable, pero no engancharán; por lo que tomaremos otro poco de materia viscosa y la utilizaremos con nuestro cable; ahora sí podremos realizar la conexíón.

Volvemos al lugar donde está la máquina y veremos que estará lista para usar: entonces presionamos el botón rojo. Se abrirá una puerta espacial que nos abducirá hacia un mundo diferente. Estaremos en una planicie, entre un charco de lodo y plantas secas. Como no querremos quedarnos allí eternamente, curioseamos por el lugar y nos dirigiremos hacia la izquierda. Encontraremos una planta exótica, de la cual cuelgan dos frutos. Tomaremos el de más abajo, más accesible. Volvemos hacia la derecha y observaremos que la puerta espacial se ha reabierto, pero está muy alta como para alcanzarla. Nos dirigimos más hacia la derecha, donde hallaremos una cosa azul y una laguna. Para hacernos amigos con la "Cosa", a la cual Michael tiene miedo, le daremos el fruto de la planta exótica. La Cosa se lo comerá y escupirá las semillas, las cuales recogemos automáticamente. Ahora sí, podremos llenar nuestro recipiente vacío con agua de la laguna. Cuando volvamos a la zona del portal, la Cosa irá detrás nuestro. Plantamos las semillas en el charco de lodo, pero nada sucede. Recordamos entonces los papeles del laboratorio secreto, que indicaban que las plantas podían crecer mas rápido si se las regaba con agua caliente. Así que usamos las pinzas para tomar el recipiente con agua y la calentamos con el mechero Bunsen. Vertemos el agua caliente sobre el lodo y crecerá otra planta exótica. Entonces trepamos por ella para atravesar el portal espacial.

Al volver a la Tierra, tendremos una interesante charla con el Dr. Fred, pero él notará la presencia del Tentáculo Púrpura, quien al activar la máquina desaparecerá con el Dr. Fred a través de la puerta espacial. Debemos ir a rescatarlos pero, como no comprendemos el funcionamiento de la máquina, necesitaremos la ayuda de Bernard, y además debemos encontrar la salida del laboratorio secreto. Si no tenemos más materia viscosa, busquemos otro poco más y volvamos a la zona de la máquina, donde hay un pasadizo. Entonces mostrémosle la viscosidad a la Cosa, y pidámosle que siga los rastros del Tentáculo Púrpura: la Cosa saltará hacia el pasadizo y, siguiéndola, podremos salir de la laberíntica caverna. Cuando lleguemos a la casa de los Bernoulli, hablamos con Britney y ella querrá acordar una cita, algo que para Michael será muy difícil de resistir.

Translation: Cossack


PopUp MP3 Player (New Window)